YA TENGO UN BONSAI ¿QUE HAGO AHORA?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

YA TENGO UN BONSAI ¿QUE HAGO AHORA?

Mensaje  Zero el Sáb Abr 14, 2012 1:40 am

YA TENGO UN BONSAI, ¿QUE HAGO AHORA?


Hola a tod@s
Felicidades, tienes en tus manos uno de los presentes mas hermosos que puede haber y que posiblemente cambiaran parte de tu vida.
Es muy posible que te lo hayan regalado, o que hayas ido de tiendas y te hayan llamado la atención esos reducidos árboles tan bonitos plantados en una maceta. Quizás hacia tiempo que los habías visto y, por fin, te has decidido a comprar pero ahora te surge la gran pregunta: ¿Qué hago ahora? ¿Cómo lo cuido?

Cuidar un Bonsái no es difícil, solo requiere paciencia, lectura y observación. Precisa cuidados, eso si, pero tampoco te excedas en los mismos ya que podrían llegar a ser contraproducentes.
Hacer un Bonsái ya es mucho mas complicado y hace falta mucha, mucha practica, experiencia, lectura, clases y cursos, entre otras muchas cosas que no voy a describir en este articulo.
Te recomiendo, asimismo, que leas mucho acerca de los cuidados y técnicas del bonsái, visites exposiciones, observes la Naturaleza y si tienes oportunidad te asocies en algún Centro, Club o Asociación. Por otro lado, los foros te podrán ayudar mucho y podrás ayudar a otros. Conocer las características y cuidados específicos de nuestro bonsái hará que tengamos muchas mas posibilidades de mantenerlo con nosotros durante muchísimos años, y ¿porque no? dejarlo en herencia.
Recuerda esto, paciencia, lectura y observación. Dentro de unos años le añadirás la experiencia.
Transcribo la frase de un maestro que decía: “Nunca llegaras a ningún sitio, porque no hay donde llegar”. El bonsái no tiene fin, nunca esta acabado.

YA TENGO MI BONSAI EN CASA
Muy posiblemente, el árbol nos llegara en unas condiciones optimas a nuestros ojos. A los pocos días puede que observemos que pierde las flores, las hojas se marchitan, amarillean y caen, el árbol se ve decaído, etc. En principio no debemos preocuparnos ya que debe aclimatarse a su nuevo hogar y es su reacción natural a los cambios. Tengamos presente que ha estado durante algún tiempo en un Centro Comercial o Garden en unas condiciones de luz, temperatura, humedad, ventilación, riego y cuidados diferentes a los que le estamos dando.
Lo primero que debemos hacer es quitar, si la tiene, una especie de mecha de algodón que sale de los agujeros de drenaje. Esta se coloca porque en los establecimientos donde los tienen expuestos, generalmente los colocan sobre bandejas con agua llenas de piedras o sobre placas de corcho mojado y mediante dicha mecha absorben el agua. Esto puede provocar encharcamientos en el sustrato que se traducen en podredumbre de raíces y pueden llegar a matar nuestro árbol.
También puede darse el caso de que nos llegue en condiciones mas o menos lamentables. Igualmente debemos tener paciencia y observarlo. Averiguar exactamente que le pasa y tratar el síntoma. Si tiene frutos o flores quítaselos para que no malgaste las fuerzas y se pueda recuperar con mas facilidad.

LA UBICACION
Ante todo, y sobretodo, los árboles son de exterior. Cierto es que depende de la especie (sobretodo las tropicales que no les gusta estar por debajo de los 10 ºC) nuestra climatología puede que no sea del todo lo adecuada para su cultivo ideal, por ese motivo deberemos procurarle unos cuidados y ubicación especial como podrían ser los invernaderos en ese caso. Si nos es imposible protegerlo del frío invernal en el exterior, lo colocaremos en una habitación fría, ventilada, cerca de una ventana con mucha luz y alejado de fuentes de calor. Además lo colocaremos sobre una bandeja con agua y piedras de modo que la base de la maceta no este en contacto con el agua pero le cree un ambiente húmedo.
En casa solo lo podremos tener durante muy cortos espacios de tiempo para enseñarlo a nuestros familiares y amigos.
Muy importante es tener la precaución de no ir moviéndolo de un sitio a otro. Como máximo debe trasladarse en la época invernal y retornarlo a su ubicación exterior al principio de primavera.
En el exterior lo colocaremos en una zona bien ventilada, muy iluminada, protegiéndolo del Sol del mediodía sobretodo en la época de máximo calor, utilizando mallas de ocultación o sombreo para tal menester si es necesario. Lo ideal seria que recibiera Sol matinal durante unas 4 o 5 horas dependiendo de la especie. Si solo le da el Sol por un lado, lo giraremos sobre su base sin modificar su ubicación cada semana para que reciba Sol por todos los lados haciendo que su crecimiento sea homogéneo.
Debemos recordar que es importantísimo leer sobre la especie de árbol que tenemos. Eso nos dará las pautas generales de cómo cuidarlo y sus necesidades.

EL RIEGO

El bonsái no solo se alimenta de aire, precisa agua para subsistir así que nos asaltan varias dudas con relación al riego: ¿cómo? ¿cuándo? ¿qué tipo de agua?
Debemos regar siempre por arriba y en varias fases. En la primera fase humedeceremos ligeramente el sustrato, dejamos transcurrir algunos minutos y volvemos a regar, pero esta vez con mas profundidad teniendo la precaución que el agua sea absorbida por el sustrato y no sea expulsada por los bordes de la maceta, volvemos a dejar un lapso de tiempo de unos 10 o 15 minutos y volvemos a regar hasta que el agua salga limpia por los agujeros de drenaje.
Debemos utilizar una regadera de agujeros finos o una botella de plástico a la que habremos practicado muchos agujeros con un alfiler en el tapón plástico roscado, para simular la lluvia facilitando así el paso de aire al interior del sustrato para airear las raíces. Regaremos cuando la superficie del sustrato este seca, también regaremos cuando observemos que el sustrato esta separado de las paredes de la maceta o las hojas denotan decaimiento. Debemos prestar especial atención a la especie de bonsái que tenemos, no todos precisan la misma cantidad de agua ni soportan suelos secos durante poco tiempo. En el periodo estival es posible que tengamos que regar 2 o 3 veces al día en función de la especie del bonsái, su ubicación y el tipo de sustrato. En arboles de hoja caduca, durante el Invierno cuando no tienen hojas, el riego será mucho menor ya que la cantidad de agua a evaporar será mucho menor así como sus necesidades hídricas.
Recordemos que se mueren mas árboles por exceso de agua que por la falta de la misma.
No regaremos por inmersión salvo en casos que el sustrato no absorba el agua o nos hayamos despistado con el riego. Primero pulverizaremos por la superficie en profundidad para evitar dilataciones de sustrato y roturas de las finas raíces que son las que alimentan el árbol, después lo colocaremos dentro de un recipiente con agua vigilando que el nivel este por debajo del borde superior de la maceta y lo sacaremos cuando observemos que la parte superior del sustrato este totalmente empapada, esto puede ser entre 20 y 30 minutos . El pulverizado, jamás sustituye al riego.
Lo ideal es regar con agua de lluvia, pero como esto puede ser bastante difícil tenemos la opción de usar agua embotellada de baja mineralización o equipos de osmosis (esto dependerá de la cantidad de árboles que tengamos), también podemos usar el agua proveniente de la condensación de los equipos de aire acondicionado. Nunca utilizaremos agua destilada o proveniente de otras macetas.
El agua del grifo, si no tiene excesiva cal, también la podemos utilizar pero nos obliga a reducir el tiempo entre transplantes. El cloro se evapora fácilmente si dejamos reposar el agua durante algunas horas en un recipiente de boca muy ancha, cubo o barreño.
En los casos de transplantes o debilidad, es recomendable regar con agua a la que le añades una ampolla de Benerva (de venta en farmacias) por cada litro o litro y medio de agua. También puedes regar con agua saturada de azúcar, e inclusive también añadirle la ampolla de Benerva. A mi, particularmente, me ha dado muy buenos resultados.
Regaremos con agua a temperatura ambiente y preferiblemente por las mañanas.
Dependiendo de la especie, se hace indispensable la pulverización de hojas o agujas, pero no debemos regar o vaporizar las flores ya que provocaremos su caída.
Alguien dijo que quien domina el riego, domina el Arte del Bonsái. En algunas escuelas de Japón, al estudiante se le entregan tijeras de podar al mes de su incorporación, pero tardan de 2 a 3 años para entregarles una regadera.

EL TRANSPLANTE
La mayoría de las veces observamos que nuestro bonsái tiene un sustrato arcilloso al que cuesta bastante absorber el agua y lo primero que pensamos es en transplantar. ¡Atención!, puede ser un gran error. Hemos de tener presente que ese árbol ha estado durante varios meses en ese sustrato y si ha vivido hasta este momento, no hay motivo para pensar que no podrá vivir hasta la época adecuada al transplante. Lo que tendremos que hacer es prestar mucha atención al modo de regar, podemos hacer unos pequeños agujeros en el sustrato con un palillo muy fino o un alambre para crear unos canales que permitan adentrar el agua al interior del mismo pulverizando la superficie con anterioridad. Recordemos que ha estado en un Centro o Garden en el cual los cuidados no han sido lo mas adecuados posibles y debe acostumbrarse a su nuevo hogar. De nuevo recordar: Paciencia y Observación.
Solo en el caso de que observemos un decaimiento total del árbol y que no responda a los cuidados que le prestamos, podemos arriesgarnos a un transplante fuera de temporada con los riesgos que ello comporta.
Si ese fuese el caso, dejaremos secar un poco mas de lo normal el sustrato e intentaremos sacar todo el cepellón de la maceta (atención, primero miraremos por debajo caso de que hubiese un alambre lo cortaríamos ya que sirve para anclar el árbol al sustrato y maceta) si observamos que las raíces ocupan totalmente la superficie de la maceta podemos plantearnos la necesidad de un transplante de urgencia.

EL ABONO
Nuestro árbol precisa alimentarse y eso solo se podemos dar mediante el agua y el sustrato. La cuestión es que el sustrato, si es orgánico, se agota y debemos aportarle aquello de que carece: el abono.
Los nutrientes que precisa un árbol para subsistir se dividen en Macroelementos (Nitrógeno, Fósforo y Potasio) y Microelementos (Níquel, Hierro, Calcio, Cinc, Cobre, Boro, Manganeso, etc). El Nitrógeno (N) produce un rápido crecimiento y una mayor producción de flores y frutos, aunque un exceso debilita a la planta frente a enfermedades y plagas, el Fósforo (P) estimula el desarrollo de plantas jóvenes y las raíces, acelera la floración y refuerza la planta, el Potasio (K) contribuye con el Fósforo en la obtención de flores y frutos y colabora con el Nitrógeno en la respiración de la planta, además de reforzarla. Hay multitud de abonos con diferentes proporciones de sus elementos químicos (N, P, K).
Los microelementos son asimismo importantes aunque no en la misma proporción que los macroelementos, pero no debemos obviarlos.
Hay muchos tipos de abono y deberemos aplicar cada uno en función de lo que deseamos conseguir o mantener.
No debemos abonar nunca a un árbol débil o recién transplantado. Asimismo no abonaremos en Verano e Invierno como norma general.
El abono químico puede llegar a quemar las raíces por lo que hay que tomar ciertas precauciones en su aplicación. Debemos respetar siempre las dosis recomendadas o reducirlas en caso de duda.
Este riesgo no existe con el abono orgánico sólido, aunque este deberemos sustituirlo cada mes o mes y medio.

EL MODELAJE
Varias son las técnicas que se utilizan para formar y dar forma a un bonsái: poda, pinzado, defoliado, alambrado, jin, shari, etc.
Como premisa, paciencia, no es preciso correr.
Todas esas técnicas son necesarias en mayor o menor medida para el cultivo de un bonsái (exceptuando el jin y el shari que son trabajos en madera muerta aplicables a árboles de hoja perenne sobretodo) bajo ciertos condicionantes siendo el principal el realizarlo en la época adecuada. No se debe tener prisa con el bonsái, recuerda: PACIENCIA y OBSERVACION.
Todas las acciones que realicemos en nuestro bonsái le van a acarrear stress y debilitamiento que deberá superar, por lo que antes de aplicar cualquier técnica debemos asegurarnos de que el árbol esta fuerte y sano. En caso contrario podemos empeorar la situación.
La poda de la parte aérea se divide en poda de formación y poda de mantenimiento. Con la primera damos forma al árbol, con la segunda la mantenemos.
La poda de raíces se realiza para mantener la forma, generar mas raíces finas que son las que alimentan al árbol, eliminar las raíces ennegrecidas que nos pueden generar problemas, etc.
Con el pinzado mantenemos el diseño aumentando la masa foliar y generando brotación interior, manteniendo el equilibrio entre sus partes.
Con el defoliado conseguimos hojas mas pequeñas y aumentamos su numero.
Con el alambrado corregimos la dirección de tronco y ramas.
Pero recordemos que muchas de estas técnicas son innecesarias dependiendo del cultivo que le proporcionemos a nuestro árbol.

LAS PLAGAS Y ENFERMEDADES
Es posible que al observarlo detenidamente, descubramos que tiene alguna plaga o que con todos los cuidados prestados el árbol denote síntomas de debilidad (recordemos que un exceso de cuidados también puede ser perjudicial). Es muy importante no aplicar el primer insecticida / acaricida / fungicida que encontremos.
Debemos indagar sobre la plaga en cuestión, e intentemos primeramente eliminar la plaga manualmente o con medios ecológicos aplicando el tratamiento adecuado. Si debemos acudir a los productos químicos debemos seguir las instrucciones de la etiqueta del producto, recuerda que aunque el bonsai es un árbol reducido, un pulgón o una cochinilla no lo es, tiene el mismo tamaño que si estuviese infectando un árbol de la Naturaleza, lo que si debemos tener precaución es que el producto no moje el sustrato, a no ser que sea un producto especifico para sustratos.


avatar
Zero
Admin
Admin

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 08/04/2012

Ver perfil de usuario http://faunalleida.foroa.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.